Se utiliza para restablecer el equilibrio energético de un espacio habitado por personas. Se enfoca desde la idea de que cualquier estructura u objeto está configurado como algo vivo, así como las personas, animales, y minerales y todo lo que existe en el mundo. Por ende, todos ellos emiten una vibración determinada desde su energía y desde un rango de frecuencia determinado. Y esa energía obviamente interactúa con su entorno.

 

Por ejemplo: Los hogares, tienen una emocionalidad  que se percibe y respira en el aire. A todos nosotros nos habrá sucedido alguna vez visitar la casa de un amigo y después de un rato de permanecer en el lugar sentir una sensación de agobio, tristeza o negatividad. O estar en un lugar público, ya sea una oficina o consultorio, y percibir buena o mala «vibra», con el consiguiente deseo de quedarnos ahí o irnos.

 

En una casa o departamento, cuando la energía está en desequilibrio, se convierte en un espacio tenso y negativo que no favorece la paz ni la armonía de las personas que la habitan. Y si bien la energía en un ambiente no puede ser visible a simple vista, igualmente la sentimos reflejando en muchas oportunidades nuestro propio estado emocional interno. Es decir, que si nuestros espacios son equilibrados y sanos, mejores posibilidades de salud tendrán quienes allí vivan y más sanas serán sus relaciones.

 

Y precisamente el lugar donde vivimos debemos considerarlo como un templo sagrado, al cual regresamos cada noche, cada tarde o mañana de nuestro día, antes o después de nuestras actividades cotidianas, para recuperar energías, sentir bienestar, armonía y equilibrio.

Otro ejemplo: Una oficina donde las energías fluyen en desarmonía, desestabilizan y alteran consciente o inconscientemente a las personas que allí desarrollan su actividad o labor, con el consiguiente perjuicio a la gestión o negocio que desarrollen.

 

En el caso de un local comercial, cuando la energía del lugar se percibe como negativa o estancada, la afluencia de clientes se verá directamente afectada, ya que cuando una persona ingresa a un comercio se sentirá «invitada o rechazada» inconscientemente a permanecer en él, según la vibración que emita la energía del espacio.

Es decir, que en un universo de energías, el conocimiento consciente de su acción, determinará tanto la salud como la prosperidad y las buenas relaciones de las personas que lo habiten.

 

La ARMONIZACIÓN ENERGÉTICA AXIATONAL, es una herramienta de 5TA Dimensión, donde las energías no positivas son neutralizadas por las frecuencias axiatonales, que imprimen luz, energía e información al ADN de la estructura del lugar: casa, departamento, local, edificio, galpón, garage, restaurante, bar y/o comercio, restaurando su equilibrio y armonía. Las energías negativas, en cualquier ámbito, terminan por convertirse en espacios propensos para malestares, discusiones y enfermedades.

 

La ARMONIZACIÓN ENERGÉTICA AXIATONAL incluye una sesión de SANACIÓN AXIATONAL SIN CARGO para la persona que figure como titular o locataria del inmueble, ya que será necesario realinear su energía en el mismo nivel vibratorio del espacio armonizado.

El proceso se realiza de manera presencial, o también a distancia si se dispone de planos y/o fotos de cada uno de los ambientes y su totalidad.